14 oct. 2015

Campeonato de españa Open 2015 Roses





Una regata es más que una regata; días de entreno previos, la disculpa para mantenerse en forma; negociación con la familia, planificación, llevar el barco, hotel, carretera camino del evento cargando con "la ilusión" de que vas a hacerlo mejor de lo que realmente puedes; conversación en el coche durante el viaje de ida; la emoción de llegar, saludar a diestro y siniestro, sin saber, a veces, poner nombres a las caras; inscribirte con la sonrisa de haber alcanzado el objetivo más importante: estar; Descargar, limpiar, montar el barco con cariño, detalle y entusiasmo; neopreno, barco al agua, navegar hacia la linea de salida sintiendo que ya solo hay un mundo: tu láser y tu; primer bocinazo y el corazón palpitando animando para hacerlo bien; aciertos y errores, más salidas y boyas, maniobras, abordajes que creías imposibles, OCS y alguna bandera amarilla, llegar a tierra; ayudar con los carros de varada; sentir el cansancio en las piernas; conversaciones solo posibles tras una regata; cambiar ilusiones por realidades; descanso, comidas y ronquidos compartidos, la calma de esperar un nuevo día de regata, conversaciones que un gintonic saca de dentro, historias de contrincantes que les crecen y te hacen crecer, risas, poner alma a nuevas caras, mas regatas, mas emociones y clasificación final. Podiums donde la envidia de no estar se mezcla con el orgullo de son tus amigos y se lo han merecido.
Y llegas a casa, a esa otra regata donde solo viras sin saber a donde hay que llegar, con o sin trofeos sabiendo que el viento que empujará tu próxima asistencia a una nueva regata, no es desear una racha sobre tu vela sino la necesidad de ese aire formando palabras en las bocas de tus contrincantes sobre tus oídos.

Podium de lujo en radial con una Mónica incontestable seguida por el ingles y multiplemente laureado Cockerill, y un tercero de Xavi Boluda.
En Standar, Tras más de año sin navegar... Carlos Echávarri supo ganar, seguido de un gran Leandro Rosado y de Josele Doreste viniendo siempre desde detrás.
Dos dias similares de viento de creciente intensidad, desde los 10 a los 15 nudos. Poca ola, en un campo donde el tablero de juego se situaba siempre en la parte izquierda del campo.
Ultimo día sin poder salir por falta de viento.
Gran participación extranjera: Holandeses, ingleses, franceses...
Gran ambiente, acertado el comité
 y el jurado, y excelente trato del club con una sonrisa en cada cara.
Un innovador servicio de quiromasajistas con clases de estiramientos antes y después.
L'Escala tiene un alto listón que superar el próximo año.


No hay comentarios: